Autor: Sagrada Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.
(Del Directorio Sobre la Piedad Popular y la Liturgia)

Cuasimodo de Colina. Chile

61. Según el Magisterio, la piedad popular es una realidad viva en la Iglesia y de la Iglesia: su fuente se encuentra en la presencia continua y activa del Espíritu de Dios en el organismo eclesial; su punto de referencia es el misterio de Cristo Salvador; su objetivo es la gloria de Dios y la salvación de los hombres; su ocasión histórica es el “feliz encuentro entre la obra de evangelización y la cultura”. Por eso el Magisterio ha expresado muchas veces su estima por la piedad popular y sus manifestaciones; ha llamado la atención a los que la ignoran, la descuidan o la desprecian, para que tengan una actitud más positiva ante ella y consideren sus valores; no ha dudado, finalmente, en presentarla como “un verdadero tesoro del pueblo de Dios”.

La estima del Magisterio por la piedad popular viene motivada, sobre todo, por los valores que encarna.

Procesión de Jesús de la Caída. Guatemala. © Mario Enrique Caxaj Rodríguez

La piedad popular tiene un sentido casi innato de lo sagrado y de lo trascendente. Manifiesta una auténtica sed de Dios y “un sentido perspicaz de los atributos profundos de Dios: su paternidad, providencia, presencia amorosa y constante”, su misericordia.

Los documentos del Magisterio ponen de relieve las actitudes interiores y algunas virtudes que la piedad popular valora particularmente, sugiere y alimenta: la paciencia, “la resignación cristiana ante las situaciones irremediables”; el abandono confiando en Dios; la capacidad de sufrir y de percibir el “sentido de la cruz en la vida cotidiana”; el deseo sincero de agradar al Señor, de reparar por las ofensas cometidas contra Él y de hacer penitencia; el desapego respecto a las cosas materiales; la solidaridad y la apertura a los otros, el “sentido de amistad, de caridad y de unión familiar”.

62. La piedad popular dirige de buen grado su atención al misterio del Hijo de Dios que, por amor a los hombres, se ha hecho niño, hermano nuestro, naciendo pobre de una Mujer humilde y pobre, y muestra, al mismo tiempo, una viva sensibilidad al misterio de la Pasión y Muerte de Cristo.

En la piedad popular tienen un puesto importante la consideración de los misterios del más allá, el deseo de comunión con los que habitan en el cielo, con la Virgen María, los Ángeles, y los Santos, y también valora la oración en sufragio por las almas de los difuntos.

63. La unión armónica del mensaje cristiano con la cultura de un pueblo, lo que con frecuencia se encuentra en las manifestaciones de la piedad popular, es un motivo más de la estima del Magisterio por la misma.

Procesión de la Virgen de la Merced. El Totoral. Chile

En las manifestaciones más auténticas de la piedad popular, de hecho, el mensaje cristiano, por una parte asimila los modos de expresión de la cultura del pueblo, y por otra infunde los contenidos evangélicos en la concepción de dicho pueblo sobre la vida y la muerte, la libertad, la misión y el destino del hombre.

Así pues, la transmisión de padres a hijos, de una generación a otra, de las expresiones culturales, conlleva la transmisión de los principios cristianos. En algunos casos la unión es tan profunda que elementos propios de la fe cristiana se ha convertido en componentes de la identidad cultural de un pueblo. Como ejemplo puede tomarse la piedad hacia la Madre del Señor.

64. El Magisterio subraya además la importancia de la piedad popular para la vida de fe del pueblo de Dios, para la conservación de la misma fe y para emprender nuevas iniciativas de evangelización.

Se advierte que no es posible dejar de tener en cuenta “las devociones que en ciertas regiones practica el pueblo fiel con un fervor y una rectitud de intención conmovedores”; que la sana religiosidad popular, “por sus raíces

Procesión del Señor de los Milagros. Santiago de Chile.

esencialmente católicas, puede ser un remedio contra las sectas y una garantía de fidelidad al mensaje de la salvación”; que la piedad popular ha sido un instrumento providencial para la conservación de la fe, allí donde los cristianos se veían privados de atención pastoral; que donde la evangelización ha sido insuficiente, “gran parte de la población expresa su fe sobre todo mediante la piedad popular”; que la piedad popular, finalmente, constituye un valioso e imprescindible “punto de partida para conseguir que la fe del pueblo madure y se haga más profunda”.

 

Sagrada Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, 17 de diciembre de 2001.

Fuente: www.vatican.va

Tags:

Comentarios: