La entidad cultural Maipú Patrimonial denuncia que Casa de San Juan de Chena, Inmueble de Conservación Histórica, se encuentra en venta.

“Signo de los tiempos. El mercado inmobiliario, ante vacíos legales y falta de regulación, ejerce su derecho a invertir en antiguas propiedades para luego venderlas totalmente transformadas. Asimismo, los propietarios, ante generosas ofertas económicas, también ejercen su derecho a vender sus terrenos. Nada reprochable. Así se comporta el mercado que “planifica” la ciudad y que pronto puede hacer desaparecer una de las últimas casonas que quedan en Maipú”. Así se iniciaba una nota publicada en “Maipú Patrimonial” el 23 de octubre de 2011, referida a la venta de la casa y parque de la familia Pinto, en la Av. Pajaritos. Ahora, se reitera lo escrito en esa oportunidad, solo cambia la propiedad.

Esta vez corresponde a la venta de un inmueble de conservación histórica, ubicado en Camino a Melipilla con Tres Poniente, a la entrada del antiguo camino conocido como San Juan de Chena, sector El Abrazo. El efecto depredador del patrimonio cultural afectaría a una construcción de dos pisos, de principios del siglo XX, rodeada de un parque con especies nativas y exóticas, perteneciente a la familia Valdés.

Esta es la única edificación de tipo residencial de antiguas familias santiaguinas que aún se conserva en el sector sur poniente de la comuna. El lugar donde está ubicado este parque y la casona es de gran densidad poblacional, por lo que la presencia de esta arboleda es además de alta conveniencia para la preservación del medio ambiente y, por ende, de la calidad de vida de la comunidad.

La Municipalidad de Maipú y el Ministerio de la Vivienda deben tener alguna explicación a dar acerca de esto. En el Plan Regulador Comunal, la propiedad que está en venta aparece tipificada como Inmueble de Conservación Histórica, por lo que queda bajo la protección de la Ley General de Urbanismo y Construcciones del Ministerio de la Vivienda y Urbanismo. En esta Ley, el Art. 60 expone: “Igualmente, el Plan Regulador señalará los inmuebles o zonas de conservación histórica, en cuyo caso los edificios existentes no podrán ser demolidos o refaccionados sin previa autorización de la Secretaría Regional de Vivienda y Urbanismo correspondiente”. ¿Existe en el caso la autorización? Si la hubiere, ¿fueron tomadas en cuenta las opiniones de los vecinos?, ¿qué autoridad ministerial o municipal se hace responsable de esa autorización? Estas son preguntas que van más allá de la buena voluntad o “sensibilidad patrimonial” de la autoridad. Son interrogantes que apuntan directamente a la legalidad de la acción. Se espera, por lo tamto, algún esclarecimiento sobre el tema.

De cualquier modo, la preocupación pública al respecto es una buena oportunidad para el inicio de una campaña en defensa del patrimonio cultural y la memoria histórica de Maipú. La dejadez significaría continuar diciendo, cada vez que se quiere mencionar alguna construcción significativa, “…aquí estuvo”.

Fuente: http://www.maipupatrimonial.cl

Tags: ,

Comentarios: