fiesta de guadalupe de Ayquina calama identidadyfuturo.cl

Peregrino saludando a la Virgen después de recorrer cerca de 75 km. desde Calama

A 74 kms. de Calama y a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar — en una quebrada que da al río Salado, afluente de Loa — descansa el pueblito de Ayquina, con sus poco más de 100 habitantes. El pequeño poblado contiene, sin embargo, un histórico e inapreciable tesoro: una antigua y linda imagen de la Virgen, cuyo culto da lugar a una de las fiestas religiosas marianas más fervorosas y coloridas del norte chileno.

En efecto, en su antiguo Santuario se conserva y venera una imagen de la Nuestra Señora de Guadalupe, copia en tamaño mayor de una muy pequeña encontrada, siglos atrás; cuyo hallazgo dentro de un árbol en un campo de los alrededores por un niño pastor, estuvo rodeado de circunstancias extraordinarias. La pequeña imagen habría sido llevada por el niño a su casa donde fue colocada en un altar especial; pero desapareció, siendo encontrada nuevamente en el mismo campo. Considerado el hecho una manifestación de la Voluntad Divina, allí mismo se acondicionó una capilla para la Virgen y se levantó, posteriormente, el Santuario que hoy conocemos. La imagencita original se conservaría todavía — relatan los lugareños — guardada dentro de la Imagen mayor, a la altura de su corazón.

Ayquina calama

El poblado de Ayquina pasa, de unas cuatro o cinc o familias que allí viven durante el año, a recibir cerca de 70.000 peregrinos durante los dias de la gran fiesta.

Desde tiempos inmemoriales la Reina de Ayquina ha atraído a hijos e hijas de toda la región. A partir de una cierta época, cuando llega Septiembre — en cuyos primeros días se fijó finalmente la celebración, teniendo por ápice el día 8, fiesta de la Natividad de María — ellos pasaron a venir en multitud. Acuden en peregrinación — casi siempre a pie — a celebrarla, a darle gracias, pedirle perdón, dejarle sus penas y demostrarle su devoción y amor.

El poblado  perdido entre las vastitudes desérticas y las alturas de los Andes, despierta entonces de su letargo:  súbitamente, se transforma en gran lugar de encuentro de incontables peregrinos de todas las edades y su querida Virgen de Guadalupe de Ayquina. Sus calles rebosan de animosos promeseros, de danzarines y danzarinas miembros de las numerosas cofradías de bailes religiosos quienes, revestidos de sus coloridos y bonitos trajes ceremoniales, despliegan con recogida alegría, con fraterna y disciplinada libertad, sus ritmos, himnos y plegarias. Gozosas y fascinantes coreografías de Fe a los pies de la venerada imagen, cuya figura vuelve simbólicamente presente a la Madre de Dios. Ayquina y la región han dejado atrás, en ese momento, la rutina y las labores cotidianas para — asumiendo con ufanía su mejor identidad norteña — adentrarse en el tiempo sagrado de su gran fiesta colectiva. Lo humano y lo sobrenatural se abrazan allí con indecible armonía bajo el manto de María que reúne con ternura a su pueblo para conducirlo a Jesús.

Normalmente suben unos de  70.000 peregrinos, que desde el día 1 de septiembre comienzan a llegar al Santuario. Muchos de ellos integrantes de bailes religisos, promeseros y caminantes han recorrido a pie, desde Calama, los 74 km. hasta el Santuario.

Los Bailes Religiosos de Ayquina

Alrededor de 45 bailes religiosos acuden todos los años al Santuario a pagar sus mandas a la Virgen de Guadalupe de Ayquina. Hay algunos con más de 300 integrantes como los Tinkus, las diabladas y las osadas. Otros de menor número, hasta llegar a bailes religiosos constituidos por algunas familias.

Como el lugar es estrecho en el pueblo siguen un estricto programa elaborado por la Asociación de Bailes Religiosos de Ayquina, la que además vela por el orden de los danzantes durante los días de fiesta.

Se nota en ellos una mayor influencia altiplánica, a diferencia de otras grandes fiestas del norte de Chile, tanto en sus trajes (muchos de ellos fabricados en Bolivia) como en la música  (bandas traídas desde el país vecino especialmente para la fiesta) y en los pasos mismos.

Algunos de los bailes religiosos que participan de la fiesta son: Diablada Hermanos del Norte, Morenos Hijos de Guadalupe, Fraternidad de Reyes Morenos, Awatiris, Diablada Hermandad, Huasada Calameña, Tobas, Cosacas, Tinkus, Osadas, Piratas de Cristo Rey, Jalaguayo, Guajiro, Torero, Gitano, Amerindio, Inni Jallpa, Reyes Morenos, Gran Diablada Calameña, Zambos Sayas, Chinos Devotos, Chunchos Chuqui, Mexicano, Español, Samurai, Marino, Danzante Anciano, Chuncho Tirana, Flor del Desierto.

 

El Programa de Celebraciones en Ayquina

Como toda fiesta religiosa de influencia andina, desarrolla un calendario de varios días de celebraciones, llevando al peregrino desde la entrada al santuario (entrada de ceras), la Víspera de la Natividad de la Virgen y culminando con la despedida de la Virgen. Es una progresión en la cual el caminante, que en su peregrinación ha ido abandonando su ritmo cotidiano de vida, se adentra  en uno sagrado, donde se prepara a un encuentro con lo sobrenatural (la vivencia de la Fe); para, al cabo de esos días de intensa espiritualidad, ir dejando este mundo gozoso (despedida) y volver a sus ocupaciones habituales, añorando desde ya — esperanzado — el re-encuentro con el Señor y Su Santísima Madre el año venidero…

Calendario de celebraciones por día:

– Celebración de la Luz o Entrada de Ceras (04 de Sep.)

– Saludos de entrada todos los Bailes Religiosos

– Entrada Central de Caporales (05 de Septiembre)

– Entrada Asociación Bailes Religiosos del Santuario de Ayquina (05 de Sep.)

– Comienzo de los Turnos de los Bailes Religiosos (05 de Septiembre)

– Vísperas Cumpleaños Nuestra Virgen Guadalupe (07 de Sep.)

– Fiesta de la Natividad de Maria (08 de Sep.)

– Procesión con la Imagen de Maria por Ayquina (08 de Sep.)

– Despedida de todos los Bailes Religiosos.

– Eucaristía Bendición Manto de Maria a las Familias (09 de Sep.)

– Eucaristía de despedida de la Fiesta (10 de Sep.)

 

Tags: , , ,

Comentarios: