Héctor Alarcón Carrasco

Escritor e investigador. Especialista en Historia Aeronáutica y Ferroviaria. Autor de diversos libros.

Homenaje a los millones de Araucarias exterminadas en China Muerta, Conguillío, Reserva de Malleco y otros lugares de Araucanía y Patagonia Argentina.

araucaria araucana

Foto de Tim Waters https://www.flickr.com/photos/tim-waters/

ARAUCARIA ARAUCANA

I

Cuando el motor del paraíso
detuvo sus amaneceres
ya estaba tu imagen de milenios
prendida al brocal de las raíces
saltando el río de aguas breves
surgiendo de la nieve entre los riscos
brotando de la escarcha
entre el puelche de la noche.
Allí se mecía tu epopeya
¡Araucaria Araucana!
Exhalando tu canto de frotares
no perdías el vaivén de tus ramajes
enquistados en el paisaje de la cordillera
Tu porte majestuoso
te hizo guardiana del sol del universo
cuando tembló la tierra mirabas en silencio
mientras desde la verde campiña
asomaba el ruido infernal de los choroyes
disputando tus semillas al hombre.

II

Los vientos han cambiado, la inquina de las gentes
no valoró tus ramajes, tu fruto estacionario,
tu paisaje silente
Y al arrobo del puelche
se tejió el manto gris
que selló tu existencia
¿Qué pasó en China muerta?
¿Qué pasó en Conguillio?
¿Quién vendió tu futuro?
Fueron manos oscuras, fueron manos siniestras
Las que urdieron el fuego que segó la floresta
¡Araucaria Araucana!
Ya no ruge el león y el zorro no recorre
tu campiña florida
el choroy ya no tiene de tus ramas el fruto
Se ha perdido tu sombra, se ha perdido el follaje
Los pájaros no cantan, las aguas solo lavan
los restos de cenizas
develando tu ausencia
¡Araucaria Araucana!

III

El ruido de las hachas marcará tu destino
segará tus auroras y se irá para siempre
el vaivén de tus ramas, aquel verde intenso
que marcaba el paisaje.
¿Volverás algún día?
¿Araucana Araucana?
Espero que vuelvas, prendida a las grietas
Arañando los cerros de la cordillera
desafiando al monte, brindando tu amparo
repartiendo frutos.
Tal vez nos veamos, tal vez estos ojos
No serán testigos de tu vida nueva
Pero estoy seguro que habrás se surgir
desde tus raíces, poblando de nuevo
los campos que fueron los bosques
pehuenches,
los campos que nunca penetró
la aurora
los campos que hoy lloran
tu inmolada ausencia.

Tags: , ,

Comentarios: