Zapatín, de Doce a Doce. Picada Angelina

672
Manuel Zapata, "Zapatín".

Un amigo de hace muchos años siempre me hablaba de un célebre restaurant de Los Ángeles, conocido como Zapatín entre los habitués que gustan de la buena mesa, “La Colonia” para los turistas y esporádicos.
De paso por la zona me tenía que hacer un tiempo y visitarlo, sabía de la “Pollona” y quería ver que tan cierta era su fama.
La entrada es por un gran patio de gravilla, lo mejor para las lluvias del sur, y al fondo se ve una puerta blanca tenuemente iluminada. No hay letreros que indiquen por dónde va la cosa. Será por acá? No queda otra. Como que el lugar es solamente para los conocidos, o para el que llega por dato, nada de neón, ni auspicios de cervezas ni marketing de ningún tipo. Buen indicio.
Me recibe don Manuel Zapata, Zapatín, de 78 bien llevados años, quien en el mesón de entrada recibe las cuentas y gestiona el servicio.
No es difícil entablar conversación. Me cuenta que lleva más de 50 años trabajando y que eso lo hace el más antiguo del rubro en Los Ángeles.
Todo comenzó el 64, aburrido de un tedioso trabajo de escritorio en IANSA  se instala en el centro de la ciudad con una rotisería. Preocupado de la buena calidad de sus productos comienza a aumentar su clientela, y no rara vez le pedían que les cocinara un costillar o unas longanizas “para picotear con los amigos”. Uno de los ayudantes se ve entusiasmado con el tema y se dedica a la cocina. Le comenzaron a decir “La Mónica” por la señora que cocinaba en la tele, me cuenta.
Unos años más tarde aprovecha la oportunidad y arrienda un restaurant con patente de alcoholes. De esa época todavía tiene clientela.

Lee también:  Constitución: IV Fiesta de las Tradiciones Gastronómicas Mauchas 2013

-¿De dónde viene el nombre del lugar?
“Por ahí por el 67 un cliente amigo que trabajaba en la radio me pide para organizar un baile en el local, yo le digo que bueno, cuando un día voy por el centro y veo un tremendo lienzo que dice “Gran Baile en el Zapatín”. De ahí hasta hoy que quedé con el nombre”.

En el interior, los comedores para unas trescientas personas reciben a quienes gustan de la buena mesa. “Aquí la gente viene a comer” recalca Zapatín. Nada de shows ni mucho ruido. Acá lo principal es un sustancioso plato de comida bien servido.
Y como buena picada, puede pedir Pato Asado, conejo escabechado, Pollo de Campo escabechado y la especialidad, la “Pollona”, que lleva pollo al jugo, costillar de cerdo y longanizas, acompañados de papas fritas, pebre y pan de manufactura propia.
Se siente la honestidad en los buenos ingredientes bien preparados y que muchas veces cuesta encontrar, una sencillez acogedora y un buen servicio. Un típico.
Ya sabe, si va por Los Ángeles visite a Zapatín, km. 2 1/2 camino a Antuco. De 12 a 24 Hrs. Domingos hasta las 17 Hrs. No lo defraudará.