El mural del Cerro Barón que resume su historia

587

Desde antiguo los hombres han construido estelas arquitectónicas para mostrar y honrar ante el visitante la historia de sus ciudades. Esta ancestral costumbre, que manifiesta la propia identidad, existe también en muchas ciudades modernas. Es la expresión del amor que el hombre siente por su vida, el ser de las cosas que le rodean, componiendo y entretejiendo su misma historia.

Un ilustrativo vistazo a los hitos más importantes de la historia del cerro Barón es ofrecido al visitante en el mural que desde hace un año decora el “Mirador de Barón”, en la Avenida Portales de este tradicional cerro porteño.

Este mural fue pintado por un equipo bajo la coordinación del artista Juan Larraín Silva. Sus dimensiones son de 60 metros de largo por 3 de alto. A su realización contribuyeron el Centro Cultural Barón y la agrupación “Amigos de la Plaza Balzac”, y a su ceremonia inaugural asistió el alcalde de Valparaíso Jorge Castro.

Sobresalen en el mural una imagen de la antigua micro de la línea “Buses Barón”, cuyos colores azul y rojo son los emblemáticos del cerro y pertenecen también a su bandera —el Barón es el único cerro porteño que cuenta con bandera oficial propia—. Dicha bandera fue elegida por un jurado especializado el 24 de septiembre de 2009, y tuvo como objetivo crear un símbolo que represente la identidad baronina. Tradicionalmente, este sector de Valparaíso se ha caracterizado porque ha sido el fruto de la llegada de grandes familias que se han asentado en el cerro, la mayor parte relacionadas con el trabajo en ferrocarriles. Este fuerte sentido de pertenencia y de convivencia familiar  ha sido un gran incentivo con vistas al mantenimiento y mejoramiento del sector.

Lee también:  Palacio Astoreca se Convertirá en Hotel

Llama la atención en el mural el perfil de un personaje antiguo con tricornio y peluca. Es la imagen de Ambrosio O’Higgins, padre de Bernardo O’Higgins, Gobernador de Chile entre 1788 y 1796 y luego Virrey del Perú,  ilustre personaje de nuestra Colonia de quien el cerro tomó el título —su nombre antiguo era cerro “El Morro”—.

En el siglo XVIII  se consideró de gran importancia levantar un fuerte para la defensa del sector Almendral de Valparaíso, el que logró construirse gracias al empuje de Ambrosio O’Higgins, quien lo vio terminado en 1796. Un año antes había recibido el título de Barón de Ballenary. El cabildo de Valparaíso, al recibir esta noticia, acordó felicitar a don Ambrosio bautizando la fortaleza como “Castillo del Barón de Ballenary” o más brevemente “Castillo del Barón”, denominación que se prolongó después a todo el cerro y llega hasta nuestros días.

Tales imágenes junto a otras tan reconocibles como la silueta de la iglesia San Francisco, de la cual se originó el apodo de “Pancho” que recibía Valparaíso entre los marineros, puede contemplarlas visitando el Mirador de Barón, la próxima vez que vaya al Puerto Principal.