Evolución de los casinos online en Chile

6

Los juegos de azar y los casinos han formado parte de la cultura de Chile desde tiempos inmemoriales, pero en las últimas décadas han experimentado una evolución y un auge que no tiene precedentes.

Esta evolución se da con la digitalización del juego, la masificación de los casinos online ha traído un crecimiento constante de chilenos que migran de los casinos físicos y que ahora disfrutan de los mismos juegos en los mejores casinos en línea desde la comodidad de sus hogares.

El auge de los casinos online en Chile y toda Latinoamérica ha significado una revolución y transformación en la forma en que se vive el juego. Es producto del avance tecnológico e impacta desde las preferencias de los jugadores, hasta la economía y el marco legal del país.

Primeros casinos físicos en Chile

Los juegos de azar están presentes en Latinoamérica desde la llegada de los españoles, pero la construcción de centros de juego y casinos como tal, se remonta a finales del siglo XIX. Alrededor del año 1894 comenzaron a surgir casinos físicos de forma clandestina, ocultos dentro de hoteles, bares y restaurantes.

Recién en 1931 surgió el primer casino legal, el “Casino de Pichilemu” ubicado en Viña del Mar. Este era un lujoso recinto, frecuentado generalmente por miembros de la clase alta. En muy poco tiempo dejó de funcionar como casino y se centró en la hotelería, pero marcó un inicio que desembocó en el surgimiento de decenas de casinos.

En 2005 Chile ya contaba con 24 casinos físicos y una ley para regularlos y supervisarlos: La ley 19.995. Sin embargo, la evolución tecnológica permitió el surgimiento de los casinos online, que desde esa época vienen ganando popularidad. De hecho, año tras año, cada vez son más los usuarios que prefieren jugar a través de internet.

La evolución: aparecen los casinos online

A mediados de los años 90 y principios de los 2000, en Chile y en el resto del mundo, comenzó exponencialmente el acceso al internet y la digitalización de las cosas. Los casinos no fueron la excepción a esta tendencia y empezaron a surgir las plataformas de juego online, que crecieron aceleradamente en cantidad y en desarrollo tecnológico.

Según muchos expertos en el tema, fue específicamente en el año 1994 que los chilenos tuvieron acceso a un primer casino en línea. The Gaming Club, desarrollado por Microgaming, fue ese primer sitio web en el que Chile experimentó los giros de tragamonedas y ruletas de forma digital.

Ya en 2005 la cantidad de casinos online disponibles en Chile era similar a la de casinos físicos, superando las 20 plataformas. Desde entonces, el crecimiento ha superado todas las expectativas y hoy se habla de alrededor de 900 plataformas de juego online a las que acceden los chilenos.

En principio, estos sitios web de juegos de azar no gozaban de la mayor aceptación. Evidentemente, el salto de lo físico a lo digital representa una evolución que requiere un proceso. Había dudas sobre la seguridad de las plataformas, de los datos personales y el dinero que ahí se depositaban, así como también sobre la legalidad de las mismas.

Sin embargo, el avance tecnológico de los casinos y del mundo en general fue moldeando a los jugadores. Surgieron tecnologías de cifrado para proteger los datos, auditorías de software para garantizar resultados justos, firewalls y otras herramientas para proteger los sitios web, licencias internacionales, el juego en vivo que dio más cercanía, aplicaciones móviles descargables en las tiendas oficiales, etc.

Todo esto preparo el escenario para el crecimiento en la confianza y la participación masiva de chilenos en unos casinos en línea en constante evolución, restando solo la necesidad de establecer una legislación local firme.

Marco legal del juego online

Una tarea pendiente en este proceso evolutivo: establecer un marco legal y regulatorio claro, definitivo y estable para los casinos online en Chile. Los casinos físicos están legitimados por la mencionada Ley 19.995, con licencia y regulación de la Superintendencia de Casinos de Juego (SCJ) de Chile. Sin embargo, los casinos online no poseen todavía una ley precisa para su regulación y como en muchos países de Latinoamérica, están en un limbo, no son legales ni ilegales.

No obstante, se están haciendo los esfuerzos para avanzar en esta legislación y en tal sentido, el pasado 23 de noviembre de 2023 se aprobó en la Cámara de Diputados un proyecto de ley para regular el juego en línea.

Siendo este, el último paso en la evolución de una industria que augura un gran futuro, serían muchos los beneficios en seguridad para los jugadores y en recaudación impositiva para Chile. Mientras tanto, lo recomendable es jugar en casinos online con licencias internacionales confiables como las de Malta y Curazao.