18 Chico en Cerro Chena, San Bernardo

140

La tradición centenaria del 18 Chico, que tiene su origen en San Bernardo y que ya es parte del folclore nacional, revivirá nuevamente este sábado 4 de octubre, a partir de las 11 de la mañana y con entrada liberada, en una gran fiesta familiar en los faldeos del cerro Chena, donde se espera superar las 4 mil personas que llegaron el año pasado.

La tradición centenaria del 18 Chico, que tiene su origen en San Bernardo y que ya es parte del folklore nacional, revivirá nuevamente este sábado 4 de octubre, a partir de las 11 de la mañana y con entrada liberada, en una gran fiesta familiar en los faldeos del cerro Chena, donde se espera superar las 4 mil personas que llegaron el año pasado. La fiesta popular tendrá un especial significado, dado que se realizará simultáneamente el lanzamiento de la campaña para convertir al Chena en el segundo pulmón verde para Santiago a través de concurso implementado por la Intendencia de Santiago. “El 18 Chico es una razón más para que el Chena sea el ganador de concurso de los ‘cerros islas’, es un cerro que está en el alma no sólo de San Bernardo, sino que de miles de santiaguinos que disfrutan de sus bondades”, señaló la alcaldesa Nora Cuevas. La celebración contará con un escenario con la participación de diversos grupos folklóricos, así como gastronomía, gran variedad de juegos típicos y un gran parque para que las familias puedan disfrutar de un día al aire libre. El 18 Chico se inició en los años treinta junto a los trabajadores de la Maestranza de San Bernardo, quienes producto de un conflicto sindical no recibieron su sueldo ni aguinaldo durante las fiestas patrias; remuneración que sólo fue entregada los primeros día del mes siguiente. De esta manera, celebraron el también llamado ‘18 de los Picados’ el primer fin de semana de octubre, partiendo con familias, parillas, dulces chilenos, volantines, carne y huevos duros a los faldeos del Chena, iniciando así una tradición que ya es parte del folklore nacional. Según cuenta la historia popular, a los maestrancinos se sumaron los familiares de los militares de la Escuela de Infantería, quienes por cumplir funciones en la Parada Militar, no podían disfrutar de las celebraciones del tradicional paseo del 19 de septiembre, trasladando este festejo al primer fin de semana de octubre. Con el pasar de los años el 18 Chico del Cerro Chena incluyó fondas, comerciantes, vendedores de chicha, empanadas y la venta de alcohol, generando una gran actividad que fue opacada por los excesos, a lo que se sumó la construcción de la carretera, que conllevo a la inseguridad en el cruce y acceso al lugar. Después de varias décadas de olvido en 2010 la actual alcaldesa Nora Cuevas reinstauró la celebración, pero como una actividad familiar al aire libre, priorizando el folklore, juegos típicos y gastronomía como ejes de esta tradición.La fiesta popular tendrá un especial significado, dado que se realizará simultáneamente el lanzamiento de la campaña para convertir al Chena en el segundo pulmón verde para Santiago a través de concurso implementado por la Intendencia de Santiago.

“El 18 Chico es una razón más para que el Chena sea el ganador de concurso de los ‘cerros islas’, es un cerro que está en el alma no sólo de San Bernardo, sino que de miles de santiaguinos que disfrutan de sus bondades”, señaló la alcaldesa Nora Cuevas.

La celebración contará con un escenario con la participación de diversos grupos folclóricos, así como gastronomía, gran variedad de juegos típicos y un gran parque para que las familias puedan disfrutar de un día al aire libre.

El 18 Chico se inició en los años treinta junto a los trabajadores de la Maestranza de San Bernardo, quienes producto de un conflicto sindical no recibieron su sueldo ni aguinaldo durante las Fiestas Patrias; remuneración que sólo fue entregada los primeros día del mes siguiente. De esta manera, celebraron el también llamado ‘18 de los Picados’ el primer fin de semana de octubre, partiendo con familias, parillas, dulces chilenos, volantines, carne y huevos duros a los faldeos del Chena, iniciando así esta tradición.

Según cuenta la historia popular, a los maestrancinos se sumaron los familiares de los militares de la Escuela de Infantería, quienes por cumplir funciones en la Parada Militar, no podían disfrutar de las celebraciones del tradicional paseo del 19 de septiembre, trasladando este festejo al primer fin de semana de octubre.

Con el pasar de los años el 18 Chico del Cerro Chena incluyó fondas, comerciantes, vendedores de chicha, empanadas y la venta de alcohol, generando una gran actividad que fue opacada por los excesos, a lo que se sumó la construcción de la carretera, que conllevo a la inseguridad en el cruce y acceso al lugar.

Después de varias décadas de olvido en 2010 la actual alcaldesa Nora Cuevas reinstauró la celebración, pero como una actividad familiar al aire libre, priorizando el folclore, juegos típicos y gastronomía como ejes de esta tradición.