Chile en Silencio, la historia de un proyecto

218
El jueves de la semana pasada fue presentado en el Instituto Cultural de Las Condes el libro “Chile en Silencio” de la fotógrafa Ana María Casas-Cordero.Es una interesante y detenida mirada del patrimonio natural de nuestro país, que recorre desde Arica a Tierra del Fuego, registrando el desierto y los mares, la cordillera y los valles.Este volumen es producto de 11 años de viajes y caminatas por toda nuestra angosta y larga geografía. Como bien dijo el profesor Juan Domingo Marinello durante el lanzamiento, es un “retrato de la luz de Chile, que nos convierte en turistas virtuales a quienes no podemos visitar esos lugares”.Y quién mejor que la propia autora para contarnos cómo nació el proyecto y cómo fueron estos 11 años girando por Chile:

“Hace 20 años atrás, con Wilson, mi esposo, tomamos un par de mochilas, que llenamos con algo de ropa, algunos tarros de salsa de tomate y unos paquetes de tallarines. Junto a dos amigas de la universidad nos fuimos a mochilear al sur, nuestro destino principal Chiloé.

“No llevábamos nada  técnico y casi todo era prestado. Mi cámara fotográfica ‘una pocket’. Desde ese día no hemos parado de viajar y de maravillarnos con nuestra maravillosa geografía.

“Pasaron varios años donde después de un viaje, llegábamos a casa y lo primero que hacía era enviar a revelar los negativos a algún laboratorio fotográfico, que después de una semana me entregaba unas fotos que no reflejaban para nada lo que yo había visto, sentido y vivido. Así, con la ilusión de aprender a capturar y perpetuar esos instantes mágicos del paisaje chileno, en el año 1999 me inscribí en un diplomado en arte con mención en fotografía en la Universidad Católica. Ahí comencé a comprender el mundo de la fotografía y viví un proceso alucinante. A los pocos días de haber comenzado el curso, tuvimos la oportunidad de trabajar en el laboratorio, entramos al cuarto oscuro y me enfrenté a una experiencia mágica, puse un papel blanco en la base de una reveladora, el negativo en el dispositivo correspondiente, apliqué luz por un tiempo determinado y luego puse el papel, aun en blanco, en una bandeja con un líquido especial y esperé. Como por arte de magia comenzó a asomarse tímidamente la imagen que había tomado hace unos días atrás, hasta que se manifestó en su totalidad. Me pareció un suceso increíble y quedé encantada; desde ese momento me enamoré de la fotografía.

“De esta forma, durante los últimos once años mi proyecto fotográfico se ha centrado en la búsqueda constante de la belleza y poesía visual de los paisajes y naturaleza de nuestro país.

“En este viaje por el paisaje he recorrido Chile a lo largo y ancho de su contrastada y extensa geografía, visitando todas sus regiones, muchas de ellas en más de una oportunidad. Esto ha significado innumerables horas de viaje en todo tipo de vehículos e incalculables horas de caminatas por lugares sin ningún otro tipo de acceso. Me he emocionado y fascinado con los colores, luces, líneas y formas del paisaje. También con los aromas y la música de la naturaleza. Me he sorprendido con el mar, los ríos, los lagos, las lagunas y los saltos de agua, me ha deslumbrado la montaña, el altiplano, el desierto, los bosques, la estepa y los bofedales, me ha encantado el viento, la lluvia, la nieve y el sol. Pero también ha significado tener de compañeros el cansancio, el hambre, el frío, el calor extremo, la desorientación, el aislamiento, el peligro y la falta de oxígeno.

“En este sentido, la fotografía se ha convertido para mí en un medio de comunicación. En una forma de transportar a los espectadores a estos lugares, pero también a los sentimientos y emociones que evoca en ellos la interacción con estas composiciones naturales.

“Intento rescatar el silencio y la esencia de cada lugar a través de un ejercicio contemplativo permanente, por lo que he cultivado la perseverancia y la paciencia, aunque de ambas me queda aún mucho por aprender. Y por sobre todo, he incrementado mi amor por este país, por la naturaleza, por su geografía y  por el paisaje. Por ello, espero contribuir, en alguna medida, a tomar conciencia de la importancia de la conservación, el cuidado y la protección del
frágil ecosistema en el que vivimos, donde cada uno de nosotros siempre tiene algo importante que aportar.

“Esta apuesta editorial pretende trasmitir el importante patrimonio natural de Chile y el encanto de lo inmenso, lo simple y lo bello encontrado tanto en un grandioso paisaje como en un pequeño detalle. Es una invitación a disfrutar de los viajes y de la contemplación, una invitación a disfrutar de Chile… en silencio.”

[nggallery id=32]