“Sello de Origen”: Proyectar Producción Regional e Identidad Cultural

288

El Ministerio de Economía, en conjunto con el Instituto Nacional de Propiedad Industrial, lanzó un programa que busca potenciar la riqueza cultural y productiva del país, favoreciendo al mismo tiempo la descentralización y proyectando la identidad nacional y las tradiciones regionales, a través de un sello distintivo para reconocer la calidad y exclusividad de algunas manufacturas.

Chamantos de Doñihue /Consejo de Nacional de la Cultura y las Artes

Aceite de oliva del Valle del Huasco, Aceituna Sajada, chicha de Curacaví, dulces de La Ligua, cerámicas de Pomaire, chamantos de Doñihue, Bordados y Chupallas de Ninhue, sal de Cahuil y  Merkén, son parte de los productos que podrán postular al Programa Sello de Origen del Ministerio de Economía, iniciativa que busca reconocer productos de todo el país que cumplen con características que los hacen únicos y que podrán postular a este reconocimiento a través de INAPI.

Lo observado en otras partes es que con esto se ha permitido aumentar el valor comercial de los productos entre 10% y 20%.

“En Chile no tenemos la cultura de inscribir los productos que son exclusivos a diferencia de otros países. La idea es ayudar al emprendimiento asociativo e instarlos a patentar marcas”, dijo el Ministro de Economía Pablo Longueira.

La iniciativa permite acceder a dos tipos de sello: el de Indicación Geográfica (I.G.) para productos que tienen un origen concreto, y el de Denominación de Origen (D.O.), un tipo especial de indicación geográfica que incluye factores naturales y humanos.

Actualmente se encuentran en tramitación tres productos para el sello de Indicación Geográfica: el cordero magallánico, el cangrejo dorado de Juan Fernández y el atún de Isla de Pascua.

Para calificar, el ítem debe responder a prácticas de la vida local de una comunidad y que el proceso de su producción respete las tradiciones, entre otros.

Se espera que para Fiestas Patrias de 2013, Chile cuente con 50 productos con Sello de Origen.

Fuente: Ministerio de Economía, El Mercurio