Tomate Limachino es comercializado en supermercados de Santiago después de 40 años

82

Este tradicional tomate, único en sabor y contenido de antioxidantes, fue rescatado por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias – INIA, y hoy se encuentra disponible en cinco supermercados Jumbo de Santiago. A la fecha se ha vendido más de un 90% del stock disponible y los productores limachinos están felices de recuperar parte de su cultura local.

Tomate limachino es comercializado en supermercados de Santiago después de 40 años

Para muchos, el tomate limachino es sinónimo de infancia y sabor a campo. Es que este producto solía estar presente en las mesas chilenas hace más de tres décadas y su sabor era incomparable con el tomate corriente que hoy lidera el mercado. Con el paso del tiempo el tomate limachino fue desapareciendo por su corta duración en postcosecha, pero su recuerdo siempre perduró en los consumidores. Sin embargo, hoy está de vuelta en la región metropolitana, de la mano de Cencosud, que a través de un acuerdo piloto con productores limachinos volvieron a instalar este apetecido producto en algunos supermercados Jumbo de la capital.

La llegada del tomate limachino a esta cadena de supermercados, se gestó por la articulación  realizada en conjunto por INIA y la Universidad Federico Santa María para abrir este canal de comercialización de manera que el producto tenga acceso a nuevos mercados fuera de la cuenca de Limache. Esto fue posible a través de la firma del acuerdo piloto entre Cencosud y los productores, quienes llegaron al local de Jumbo La Reina a presentar sus tomates, acompañados por el alcalde de Limache, Daniel Morales, y representantes de INIA e Indap.

Los primeros tomates limachinos antiguos de esta temporada están disponibles para venta en Jumbo Kennedy, Costanera, La Dehesa, Los Domínicos y Portal La Reina. El producto llegó a las góndolas en diciembre de 2017 y a la fecha los resultados han sido más que satisfactorios, alcanzando un 90% de venta total respecto al stock disponible. Esto implica una oportunidad nueva para los productores de Limache y Olmué, ya sean usuarios de Indap como integrantes del Grupo de Transferencia Tecnológica de Tomate Limachino que coordina INIA en la zona.

Juan Pablo Martínez es investigador del Centro Regional de Investigación INIA La Cruz, ubicado en la región de Valparaíso, y estuvo a cargo del proyecto “Valorización territorial, saludable y sensorial del Tomate Limachino para la Agricultura Familiar Campesina de la provincia de Marga Marga”, que finalizó el año 2017. El experto destaca que el tomate se ha comercializado fuera de la región de Valparaíso y advierte que INIA y la UFSM están trabajando en una marca y un proyecto de denominación de origen para el tomate limachino. “Me alegro mucho por los productores que han trabajado duro para ver este sueño hecho realidad. Esto es un piloto del modelo de negocio que está a cargo de la Universidad Federico Santa María. En un principio nunca pensamos en colocar los tomates en los supermercados, ya que nuestro objetivo era rescatar el tomate para la zona de Limache. Junto con esto, el INIA y la Universidad están sacando la marca y trabajando en un proyecto de denominación de origen, que es el valor agregado. Hay dos hitos que cumplir: el sello territorial, ya sea con indicación geográfica o denominación de origen, y resolver cómo hacer durar un poco más el tomate limachino porque respira mucho, produce mucho etileno y madura rápidamente. De lo contrario, volverá a desaparecer”, explica el investigador INIA.

En tanto, Carolina Contardo, Product Manager del Área Comercial Frutas y Verduras de Cencosud, asegura que para la empresa es muy satisfactorio reposicionar el lugar que el tomate limachino perdió por años. “Este acuerdo nos llena de orgullo.  Como Cencosud, buscamos experiencia de compra en nuestros clientes y creemos que el tomate limachino es una gran opción. Contactamos a INIA para que nos ayudaran a vincularnos con los productores y desde el principio la acogida fue muy buena. Pasar por esta cabecera y sentir este verdadero olor a tomate llama a la gente a comprar. Cuando uno se acuerda de la infancia haber comido un tomate de campo verdadero, este era el sabor”, afirma Carolina contardo.

Asimismo, Enrique Jorquera, agricultor limachino de una familia dedicada desde siempre al campo, agradece esta posibilidad de comercializar este tradicional tomate, pero también por rescatar parte de sus tradiciones y cultura. “Siento que estar aquí es representar a nuestros antepasados que mantuvieron esta semilla y gracias a eso la seguimos disfrutando nosotros. Para mí, es un gran orgullo producir estos tomates. Pasaron 40 años desde que este tomate no se sembraba porque los mercados no la querían trabajar. Este tomate tiene diferencia en el color, en la blandura, en el líquido, porque el tomate larga vida no da líquido. El tomate limachino tiene un sabor intenso y mucho olor. Además, no puede manejarse con mucho químico y por eso se trabaja a la antigua”, agrega el agricultor.

Este producto tradicional salió del mercado hace alrededor de 40 años debido a su baja postcosecha y la introducción de otros tomates que superaron ese problema. Hace algunos años, el INIA se encargó de rescatar el tomate limachino y hoy trabaja con productores de la cuenca a través de su GTT de tomate Limachino definiendo parámetros de calidad y mejorando las condiciones de manipulación y transporte para llegar en buenas condiciones a destino. Por su parte, la UFSM a través del académico e investigador Raúl Fuentes, lideró el plan de negocio del Tomate Limachino Antiguo en el cual participaron activamente los productores y el INIA en el proyecto “Valorización territorial, saludable y sensorial del Tomate Limachino para la Agricultura Familiar Campesina de la provincia de Marga Marga”, ejecutado por INIA y financiado por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA).

 

Fuente: inia.cl

Comentarios: