A punto de finalizar la restauración de la Iglesia del Niño Jesús de Villa Alegre

347

Después de los graves daños sufridos por el terremoto del febrero de 2010, la antigua iglesia fue sometida a una completa reconstrucción y restauración, la que está completada en un 85% y pronta a ser entregada a la comunidad local.

El fuerte terremoto de 2010 provocó serios daños en la estructura de la iglesia

 

El Templo Parroquial del Niño Jesús de Villa Alegre se ubica en el pueblo del mismo nombre, emplazado a 20 km. al norte de Linares, en la región del Maule. La Iglesia se comenzó a construir en 1885 y, según indican los archivos del Obispado de Linares, se inauguró el 4 de diciembre de 1889.

Su edificación se enmarca dentro de la tendencia fundacional propia del Valle Central chileno, caracterizada por la creación de pueblos agrícolas a fines del siglo XIX, estructurados en función de una pequeña plaza pública y su respectivo templo católico. El de Villa Alegre consta de una sola nave alargada de 30 por 90 m. diseñada bajo los lineamientos arquitectónicos de la tradición neoclásica. Para su edificación se utilizó la habitual técnica del adobe alto sobre cimientos de piedras de río. Las terminaciones de los muros, así como de las dependencias auxiliares, fueron construidas en ladrillo, reforzadas por gruesas vigas de roble y con terminaciones de fierro galvanizado. En la ornamentación interior destaca la pintura del cielo falso y las hornacinas que alojan las imágenes de personajes bíblicos.

La participación de la comunidad fue fundamental aportando imágenes de como era el templo.

Desde 1969 alberga los restos del naturalista Abate Juan Ignacio Molina, oriundo de la región, en una cripta que exhibe un mural del destacado pintor chileno Pedro Olmos, los que sobrevivieron indemnes al terremoto. Por esta razón, y por la antigüedad de la construcción, representativa de la arquitectura religiosa del Maule, fue declarada Monumento Histórico en 1979.

Con el terremoto de 2010, la Iglesia sufrió considerables daños estructurales: el muro longitudinal se derrumbó haciendo que el techo, con sus vigas y cielo falso, cayeran en medio de la nave central del templo.

Desde el 2011, el equipo liderado por el arquitecto Lorenzo Berg y conformado por profesionales de Chile y España, se encuentra trabajando en su restauración.

Un componente fundamental del proyecto  ha sido la participación ciudadana para el levantamiento de información histórica a partir de investigación de archivos y de memoria oral. Este proceso ha sido importante además, para incorporar las inquietudes de la comunidad local y religiosa en la definición de criterios de restauración y etapas del diseño y construcción del proyecto.

Los trabajos abarcan un total de 2041 m2 de construcción sumando el templo principal y las obras anexas exteriores, tales como el atrio/plaza. Actualmente la obra está con un 85% de avance y deberían finalizar dentro del próximo mes.

Llas principales operaciones para la reconstrucción del templo son el refuerzo estructural mediante la inserción de contrafuertes de los muros norte y sur, de la cubierta y cielo de la nave central, la restitución de los corredores laterales y la reparación integral del campanario.

Fuentes: El Mercurio / mhn.cl / www.somosaldea.org / http://chile-iglesias-catolicas.blogspot.com