Año Jubilar de la Iglesia de San Francisco en Santiago

29

Con una eucaristía celebrada el domingo 23 de octubre, presidida por el arzobispo de Santiago, cardenal Celestino Aós, y concelebrada por el nuncio apostólico, Alberto Ortega, y fray Carlos Paz, ofm, ministro provincial de los Hermanos Franciscanos en Chile, se dio inicio al Año Jubilar aprobado por el papa Francisco, para conmemorar los 400 años del templo y convento de San Francisco, íconos de la ciudad de Santiago.

anojubilar iglesia de san francisco
Eel arzobispo de Santiago, cardenal Celestino Aós, dio inicio al Año Jubilar aprobado por el papa Francisco, para conmemorar los 400 años del templo y convento de San Francisco, íconos de la ciudad de Santiago. Foto: iglesia.cl

Antes de la Eucaristía se realizó una ceremonia en el atrio del templo en la que su animador dijo: “Este día alabamos a Dios por las maravillas que ha realizado en nuestra historia y por los 400 años del Convento de San Francisco, cuna de la presencia franciscana en Chile. De manera ininterrumpida, los hermanos menores han residido en este Convento, han sido custodios de la imagen de la Virgen del Socorro patrona de nuestra ciudad y han realizado un servicio a los más pobres a través de los comedores solidarios, la pastoral parroquial y el testimonio de vida que hace que el carisma de San Francisco siga teniendo vigencia en el corazón de nuestra ciudad”.

El templo San Francisco de la Alameda comenzó a construirse en el año 1572, 19 años después de la llegada de los primeros 5 franciscanos en el año 1553, procedentes de Lima, Perú. Fue consagrado en 1579, concluyéndose definitivamente en 1618. Al quedar terminado continuó la construcción de dos grandes claustros hechos de cal y ladrillo, concluidos en 1623. El próximo año se cumplirán 400 años.

Todos al paraíso

En el atrio del templo, ante la multitud que acompañó la ceremonia, el cardenal Aós exclamó: “En este lugar nuevamente se escuchará la voz de San Francisco de Asís: ‘Hermanos míos, ¡quiero enviarlos a todos al paraíso!’”.

Aós expresó: “Queridos hermanos y hermanas, con la mirada fija en Jesús y en su rostro misericordioso, el Santo Padre ha inaugurado el Año Jubilar de este Convento de San Francisco de la Alameda que abre para todos nosotros y para la humanidad entera la puerta de la misericordia de Dios. En comunión con la Iglesia universal, esta celebración inaugura solemnemente el Año Jubilar para nuestra iglesia diocesana, preludio de una profunda experiencia de gracia y de reconciliación”.

Posteriormente, tras la proclamación del evangelio, se leyó la lectura del Decreto de la Penitenciaria Apostólica que concede el Año Jubilar y que fue leído por Fray Mauricio Javier Herrera, ofm, párroco de la Parroquia de San Francisco de la Alameda, que dio paso a una breve procesión hacia la Iglesia.

Luego, vino el ingreso hacia la Iglesia. Aquí, llegados a la puerta principal de San Francisco de la Alameda – aun cerrada- la procesión se detuvo para ver y escuchar al Obispo aclamar y con su báculo golpear la puerta: “Abran las puertas de la justicia. Entraremos a dar gracias al Señor. Esta es la puerta del Señor: Por ella entramos para obtener la misericordia y el perdón”, exclamó.

Encontrarnos con el Dios de la misericordia

En su homilía, durante la eucaristía, el cardenal Celestino Aós comenzó invitando: “Hago una invitación a los frailes y a todos los fieles a encontrarnos con el Dios de la misericordia y el perdón y con aquellos que traemos en el corazón. Muchos consuelos y alegrías vivió San Francisco, pero también pasó momentos de avidez y de sufrimientos por no encontrar en nosotros el amor a Dios”.

“Quien se busca así mismo, que no se preocupa de caminar en la fe junto a sus hermanos, y quien no se interesa por los pobres y necesitados de su comunidad; aunque sienta y se mueva por lo espiritual y la virtud, anda por caminos equivocados. La impaciencia y la agresividad delatan una actitud posesiva, pues no creas que has hecho buena la oración porque has obtenido serenidad, el criterio para la oración son sus frutos”, exclamó el arzobispo.

Finalmente, dejó una tarea: “Que la paz que anuncien, la tengan en la mayor medida en sus corazones y que por su mansedumbre, todos sean inducidos a la paz, la alegría y la concordia. Para eso hemos sido llamados: para curar y vendar a los heridos, y para corregir a los equivocados. Pues muchos que parecen ser del diablo, llegarán todavía a ser discípulos de Dios”, indicó.

Indulgencia en Año Jubilar

En los años jubilares se pueden ganar indulgencias, en este caso otorgadas especialmente por el Papa Francisco.

Para ganar una indulgencia plenaria, debes siempre cumplir con unos requisitos, a saber:

  1. La peregrinación al templo jubilar, en este caso la Iglesia de San Francisco.
  2. La Confesión Sacramental. Hacer una confesión profunda. La confesión puede hacerse el mismo día que se quiere ganar la indulgencia o bien, como se dijo: 8 días antes o bien, 8 días después.
  3. La Comunión Eucarística. Esta debe llevarse a cabo el mismo día en que quiera ganarse la indulgencia.
  4. La oración por las intenciones del Papa: Debes rezar un Padre Nuestro, una Ave María y un Gloria, y ofrecer estas oraciones por las intenciones del Papa.

Historia de la Iglesia de San Francisco

El conquistador español fundador de Santiago, Pedro de Valdivia, trajo una imagen de la Virgen del Rosario tallada y policromada en Italia. Muy venerada por Valdivia y sus compañeros, atribuyeron a su intercesión el haber sobrevivido a los ataques indígenas. La instalaron en la Ermita del Socorro, lugar que asumieron los franciscanos en 1554 con la obligación de construir un templo que albergara la imagen. Se instalaron en el lugar actual de la iglesia y convento, que entonces era perímetro de la ciudad.

Los franciscanos construyeron un templo sencillo, de adobe, destruido por un temblor en 1583. Un nuevo templo fue consagrado en 1618 y luego se concluyeron los primeros claustros para los religiosos, que existen actualmente, ampliados posteriormente. La construcción soportó los embates telúricos, pero las sucesivas torres con que se la coronó se desplomaron a consecuencia de los sismos de 1643 y de 1751. A mediados del siglo XIX el arquitecto Fermín Vivaceta coronó el templo con una torre cuyo diseño, netamente decimonónico, armoniza sorprendentemente bien con la construcción colonial y aporta un elemento funcional: el reloj.

La Iglesia y Convento de San Francisco es la construcción colonial más antigua de Chile. Hay en ella trabajo y creatividad de indígenas, mestizos y europeos; su patio interior sigue siendo oasis de silencio y paz en medio del tráfago de la ciudad. Además, contiene el Museo de San Francisco con varias importantes obras de arte cusqueño, del Alto Perú y colonial, entre ellos la serie de lienzos de la vida de San Francisco considerada una obra cumbre del arte mestizo hispanoamericano.

Fuente: Vida Nueva Digital e iglesia.cl