“Chile, o la voluntad de ser”

303

“Esta en muchos de nuestros escritores la realidad chilena. Eminentes poetas y prosistas tienen nuestro mar, nuestra montaña, nuestra vegetación y la manera de ser de los habitantes de esta tierra.
El nacionalismo, el patriotismo, el regionalismo, son palabras de aplicación adecuada a gran parte de nuestra literatura. Pero en Gabriela Mistral hay un rango de lo permanente es su chilenidad, que es otra fragancia emergida desde tantos puntos de la tierra a los que su destino o su gusto ha hecho elegir en sus afanes de viajera.
Los verdaderos artistas pueden dar calidad a cualquiera asunto. Ella la ha dado en sus versos de amor o de muerte, en sus versos de maestra o de madre y, como prosista excelsa en esas prosas publicadas y reproducidas en diarios y revistas, que ella titula RECADOS.”

Con esta síntesis de la periodista y escritora Pepita Turina introducimos este recado de la laureada poetisa nacional:

Gabriela Mistral

“Nuestra historia puede sintetizarse así: Nació hacia el extremo sudoeste de la América una nación oscura, que su propio descubridor, don Diego de Almagro, abandonó apenas ojeada, por lejana de los centros coloniales y por recia de domar, tanto como pobre.
El segundo explorador, don Pedro de Valdivia, el extremeño, llevó allá la voluntad de fundar, y murió en la terrible empresa. La poblaba un raza india que veía su territorio según debe mirarse siempre: como nuestro primer cuerpo que el segundo no puede enajenar sin perderse en totalidad. Esta raza india fue dominada a medias, pero  permitió  la creación de un pueblo nuevo en el que debía insuflar su terquedad con el destino y su tentativa contra lo imposible.
Nacida la nación bajo el sino de la pobreza, supo que debía ser sobria, super-laboriosa y civilmente tranquila, por economía de recursos y de una población escasa.
El vasco austero le enseñó estas virtudes; él mismo fue quizá el que lo hizo país industrial antes de que llegasen a la era industrial los americanos del Sur.
Pero fue un patriotismo bebido en libro vuestro, en el poema de Ercilla, útil a País breve y fácil de desmenuzarse en cualquier reparto, lo que creó un sentido de chilenidad en pueblo a medio hacer, lo que hizo una nación de una pobrecita capitanía general que contaba un virreinato al norte y otro al este.
En una serie de frases apelativas de nuestros países podría decirse: Brasil, o el cuerno de la abundancia; Argentina, o la convivencia universal; Chile, o la voluntad de ser.”

Lee también:  «Eje Mistraliano» en Vicuña