Incendio en China Muerta, Desastre Ecológico de Proporciones

187

Mil trescientas cuarenta hectáreas de bosque nativo se habrían perdido irremediablemente en el incendio que asoló la reserva forestal China Muerta, aledaña al Parque Nacional Conguillío, del que también se vieron afectadas setenta hectáreas.

incendio forestal en china muerta conguillio identidadyfuturo.cl
foto: @glorianaveillan

Durante la mañana de hoy los accesos a estos lugares permanecían custodiados por Carabineros, quienes solo permitían el paso a los lugareños, muchos de los cuales estaban evacuando voluntariamente sus casas, en prevención de que las llamas pudieran acercarse a sus viviendas.

En el municipio de Melipeuco, se recibían alimentos y elementos de primeros auxilios, especialmente agua para los brigadistas de Conaf, quienes han estado efectuando una destacada labor al interior de la reserva y el parque, con el fin de detener el avance de las llamas.

También se presentaron numerosos voluntarios de diferentes universidades, los que fueron enviados en buses al lugar amagado, con el fin de efectuar labor de zapa, especialmente limpiando pastos y arbustos en los alrededores de las viviendas del sector, para impedir el avance el fuego.

A mediados de la tarde se informaba que el fuego estaba prácticamente controlado, pero las patrullas seguían en su labor para extinguir los focos que aún quedan por apagar en el interior del bosque.

A pesar de que se había dicho que hoy día se sumarían aviones, sólo se vieron helicópteros colaborando en las labores de extinción del fuego.

Lee también:  Celebrando 100.000 Visitas

Si bien es cierto el fuego está virtualmente controlado, la pérdida del patrimonio forestal es incalculable. Miles de araucarias, lengas, guayes y otros árboles han muerto a consecuencias de las llamas. China Muerta era uno de los lugares menos intervenidos por el hombre, destacando sus enormes araucarias, que dominaban el paisaje natural de la reserva. Pasarán ciento de años para que estas especies forestales vuelvan a recobrar su apariencia y para que el bosque vuelva a ser el pulmón verde que dominaba el paisaje de nuestra cordillera.