Norma Chilena para Reparacion del Adobe

615

A contar de este mes, entrará en vigencia un decreto que posibilita reparar viviendas de adobe, con un código técnico.

Dado que el 27% de las viviendas dañadas por el terremoto y tsunami de 2010 están construidas en adobe, el Minvu crea una norma que establece los mínimos de resistencia y conductividad que debe tener este material, regulando las reparaciones y las rehabilitaciones de estas casas para que cumplan con los estándares de seguridad.

Parte de la dificultad que han generado estas casas es que en Chile no existe una norma que permita reparar construcciones de este material con una certificación técnica oficial. Ese factor no ha permitido recepcionar 750 viviendas que ya están terminadas. “Para poder hacerlo, había que remitirse a una norma extranjera con un informe que hacía difícil el problema y lo encarecía”, explica el jefe de la División Técnica del Ministerio de Vivienda, Ragnar Branth.

Casa de Adobe ©Flickr/Natural Global
Casa de Adobe ©Flickr/Natural Global
La implantación de la nueva norma “permite hacernos cargo del patrimonio arquitectónico, repararlo, habitarlo y preservarlo. Tipificará tipos de construcción y factores mínimos de seguridad”, señala el subsecretario de Vivienda, Francisco Irarrázaval.

De esta forma, se establece que se puede utilizar el adobe siempre y cuando esté combinado con nuevas tecnologías constructivas como madera o malla, conformando un nuevo sistema estructural calificado y más resistente.

El adobe no está considerado como un material estructural por la normativa antisísmica, por lo que las condiciones constructivas actuales no permiten reconstruir con este material. Por esta razón, el Programa de Reconstrucción Patrimonial crea una norma que regula el uso del adobe, para rehabilitar las viviendas hechas de este material cumpliendo con la normativa antisísmica.

La nueva norma de adobe permitirá conservar el valor patrimonial de Chile y, al mismo tiempo, seguir aprovechando los beneficios térmicos y acústicos de este económico material. De esta forma, el adobe asegurará una larga vida.

Fuente: El Mercurio, Ministerio de Vivienda y Urbanismo