Lanzan Libro sobre la Historia de La Esmeralda

180

Hoy a las 12 horas, a bordo del Buque Escuela Esmeralda, que se encuentra en Valparaíso, se realizará el lanzamiento oficial del libro «La Corbeta Esmeralda de Prat», realizado por el Capitán de Navío (r.) Carlos Tromben Corbalán.

La historia de este libro comienza hace 20 años, cuando el autor investigaba para su obra “Ingeniería Naval, una especialidad centenaria”. Desde entonces ha escrito una decena de libros, ha dirigido la investigación para construir una réplica a escala de la corbeta Esmeralda y también ha revisado distintos guiones de televisión y cine relacionados con la historia naval de Chile. Ésa es una de las razones por las que escribe este libro: para entregar al país una fuente fidedigna y exacta sobre la cual basar cualquier obra posterior. No sólo sobre la Esmeralda, el primer buque de guerra a vapor que adquirió Chile, sino sobre una época y sus costumbres.

Publicado por Ril Editores, es dirigido al gran público, razón por la cual está poblado de detalladas ilustraciones de Jorge Muñoz Peralta, especialista en el dibujo de buques y aviones. Según palabras de su propio autor, el libro está escrito para todo público, sin necesidad de ser entendido en ingeniería naval. Por lo mismo, cuenta con un glosario para los términos que era necesario incluir y que no son de uso frecuente.

Especialista en ingeniería naval e historia de las fuerzas armadas, Tromben refleja en esta obra años de investigación y de trabajo con expertos de distintas áreas, como arquitectos navales e historiadores civiles.

El libro aporta información única sobre la vida a bordo de la corbeta, detalles exactos sobre la estructura de la nave y su proceso de construcción en Inglaterra, país que el autor visitó en repetidas ocasiones y donde logró encontrar información hasta ahora desconocida sobre el buque. Un ejemplo de esto es el derrumbe del mito de que el astillero en el que fue construida la Esmeralda habría sido bombardeado en la Primera Guerra Mundial. “El astillero dejó de funcionar cinco años después de construida la Esmeralda. Es cierto que el sector donde estaba fue bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial, y eso podría haber hecho desaparecer algún archivo de la zona norte, donde se construyó el buque, pero el astillero no desapareció en la guerra”, explica Tromben.

También corrige varias representaciones inexactas de la corbeta. “Son errores que hay que entender”, concede el ingeniero naval. “A veces, para los artistas es más importante el valor estético que el valor patrimonial”.

La obra incluye, entre sus múltiples anexos, un detalle de la distribución de camarotes, además de un completo listado de la tripulación que participó en el Combate Naval de Iquique, con sus lugares de origen, labores y edades. Destacan varios tripulantes de 17, 14 y 13 años, y un pequeño grumete de diez años.

Fuente: El Mercurio